Punto G Colmenar Viejo – Información municipal

Sin cautela: marcando la diferencia

Posted in elecciones, Política by Mariano Martín on 9 noviembre 2009

espe1p

Izquierda Unida debe aprovechar la oportunidad que le brinda la coyuntura política. Nos encontramos ante un PSOE que se demuestra incapaz de generar ilusión, que se evidencia sin soluciones para plantar cara a la crisis generada desde el capitalismo salvaje y desde un modelo de producción que, el mal llamado socialismo, ha contribuido a hacer hegemónico en la sociedad actual.

Reconocida la crisis económica, nadie puso en duda que era imprescindible adoptar otro modelo social, se pusieron en entredicho las supuestas bondades de las leyes del mercado y se planteó la “refundación del capitalismo” en aras de su moderación. Una vez que la intervención estatal echó una manita a bancos y multinacionales, parece que desde la derecha, la salida de la crisis pasa por dar un paso al frente, una vuelta de tuerca, más conservadurismo, más despido barato, menos Estado social.

Ante el desgaste que la situación de crisis económica está provocando en el PSOE, hubiera sido lógico esperar una fuerte subida del Partido Popular. Sin embargo, las cosas están que arden. Dejando a un lado los gürteles y demás casos de corrupción, nos encontramos con una formación muy dividida que está librando una guerra cuyo principal campo de batalla es Madrid. El sector neoliberal de Gallardón se enfrenta sin piedad al sector neoconsevador de Aguirre. Ambos pretenden alcanzar la hegemonía de un Partido Popular que se encuentra muy debilitado y con un líder puesto en entredicho. El gallego Rajoy, trata de dar una de cal y otra de arena. Así, por lado pega un puñetazo encima de la mesa imponiendo a Rato al frente de Caja Madrid. Por otro lado impone una suspensión cautelar a Cobo por su entrevista en El País poniendo al sector de Esperanza a la altura de La Gestapo.

En la sanción impuesta al Vicealcalde de Madrid vemos otra difícil pirueta en el difícil arte del sí pero no. La suspensión cautelar es una figura que cabe cuando se trata de discernir la culpabilidad de alguien o su grado de responsabilidad en unos hechos concretos. En el caso que nos ocupa, parece que no procede, ya que Manuel Cobo, no sólo reconoce la culpabilidad y el alcance de sus palabras, sino que además se reitera en sus afirmaciones y ni se disculpa, ni arrepiente de ellas. Lo máximo que llega a admitir es que el medio donde se pronunció no era el adecuado. Ante eso, o se le sanciona o se le disculpa de forma definitiva, aquí no hay cautela que valga. Curioso es también el alcance de la suspensión cautelar, ya que se le suspende de militancia pero se le permite continuar en sus responsabilidades en el Ayuntamiento de Madrid, es decir, continua como Vicealcalde y permanece como Portavoz de Grupo Popular en Madrid. Es decir, que Don Manuel Cobo continúa como voz cantante de compañeros de partido que apoyan a quien él denuncia. No parece de recibo, por mucho que se empeñe González Pons en decir que es admisible. Y mira que lo siento, porque no es que yo le tenga una especial simpatía a Cobo, pero al fin y al cabo, que compare a los hombres de Aguirre con una gestapillo de poca monta no deja de tener su aquél. Los hechos no dan para más comentarios y así lo entendió la lideresa Aguirre que se puso los zapatos de no hacer declaraciones. El supuesto puñetazo sobre la mesa de Rajoy no surtió el efecto deseado porque fue un puñetazo cautelar que no dejó contentos ni a unos ni a otros. Sanción que se precie, o es sanción o no lo es.

Ante esta situación de debilidad de los dos partidos mayoritarios, Izquierda Unida debe ser habilidosa para generar la ilusión necesaria que le permita recuperar el espacio político que ha ido perdiendo elección tras elección. Es imprescindible terminar con la hegemonía social y política del Partido Popular, pero hay que terminar desde la izquierda y el PSOE no parece decido a dar el paso. En el momento actual, con un Partido Popular dedicado a encubrir a sus diputados no adscritos y con un Partido Socialista carente de ideas para reflotar la economía, Izquierda Unida debe aprovechar para ganarse un sitio en el panorama político. ¿Cómo? Dando ejemplo de integridad y honradez, centrando el debate en las ideas y no en las personas y en los intereses particulares, ofreciendo una salida a la crisis desde otro modelo productivo… Izquierda Unida no puede caer en la tentación de repetir los errores de siempre. La precampaña electoral debería estar centrada en poner de manifiesto nuestras virtudes, (que no son otras que las de ser la única formación capaz de ofrecer alternativas que realmente son de izquierdas), y los defectos de los partidos mayoritarios, que están tratando de desenfocar el problema y trasladar la atención mediática a un plano distinto de la corrupción, la crisis económica, el desempleo, el deterioro social…Es el momento de marcar la diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: